Consejos básicos para emprender en el trabajo

July 26, 2017 14:33 by Tecoloco Guatemala

 

Contenido

 

Consejos para emprender en el trabajo

Porque es importante mantener tu empleo fijo mientras inicias tu negocio


emprender en el trabajo GuatemalaDurante los últimos años los emprendedores han logrado mayor notoriedad y reconocimiento en la región. Guatemala, actualmente, cuenta con grupos bien estructurados de emprendedores con el fin de ampliar la gama de productos y servicios que ofrecen, así como potenciar espacios y eventos en los que se puedan dar a conocer. Sin embargo, a pesar de su popularidad, el emprendedurismo es una opción que muchas personas toman sin dejar sus empleos formales, pues un salario fijo les brinda mayor estabilidad financiera.

Pero, ¿cómo se puede iniciar un nuevo negocio mientras se trabaja? En este artículo encontrarás interesantes consejos que te ayudarán a emprender en aquello que deseas mientras continuas con tu trabajo actual.

Consejos para emprender en el trabajo


1. Piensa detenidamente en qué quieres emprender y por qué

Debes tener claro cuáles son los verdaderos motivos por los que quieres emprender un negocio propio, esto te ayudará a determinar la viabilidad del mismo, así como qué tan comprometido estás contigo mismo y con esta nueva meta. Al mismo tiempo, es necesario que identifiques el rubro en el que te gustaría emprender, ya sea porque sabes que tienes habilidades para ello, contactos claves, interés, etc.

Las razones por las que decidas emprender deben convencerte, principalmente, a ti, pues serás quien guíe el negocio e invierta su tiempo y dinero en el mismo. Un consejo clave, según especialistas, es que nunca decidas emprender en algo en lo que no creas o de lo que no estés convencido, pues podría dar resultados negativos, como pérdida de dinero, por ejemplo.

2. Establece tus metas y fija plazos específicos

Antes de renunciar a tu empleo actual para dedicarte a tu propio negocio, es importante que establezcas metas claras que deseas alcanzar y, al mismo tiempo, definas plazos específicos para lograr cada una de ellas, tanto a mediano como largo plazo. Por ejemplo, puedes proponerte dejar tu empleo actual en el momento en que tu negocio te brinde ingresos iguales o superiores a los de tu empleo fijo y determines que eso debe ocurrir al cabo de un año y medio de haber iniciado tu negocio propio.

De esta manera, será posible no solo tener claridad de lo que buscas, sino también enfocarte por alcanzar dichas metas en los plazos que tú mismo determines, pues si estás enfocado en lograr tus objetivos serás tú el único responsable de alcanzarlos con éxito.

3. Busca redes de apoyo

Al inicio de este artículo mencionábamos que actualmente en Guatemala existen diversas organizaciones de emprendedores que fueron creadas con el fin principal de apoyarse unos a otros. Infórmate sobre las diferentes redes o grupos a los que puedes incorporarte, para aprender las experiencias de otras personas y comprender la dinámica de trabajo que implica dedicarse a un negocio propio.

Formar parte de una red de apoyo te ayudará a sentirte más seguro de tus decisiones. Además, te permitirá formar parte de espacios y eventos comunes en los que podrás ofrecer tus productos ante diversos públicos, con lo que podrás darte a conocer y hacerte de clientes potenciales. En caso de que no te identifiques con ninguna de las redes existentes, puedes valorar crear una propia, en la que compartas con otros emprendedores similares a ti.

4. Mantén un equilibrio

Que hayas decidido emprender no implica que debas descuidar tu trabajo porque tienes “algo mejor que hacer”, pues recuerda que mientras mantengas tu empleo fijo debes cumplir con todas tus responsabilidades, ya que es tu principal fuente de ingresos. A pesar de que tu trabajo actual no sea lo que más te gusta, no debes dejarlo de lado mientras tu sueño se realiza, ya que no tienes garantías de que tu negocio será rentable de forma inmediata, por lo que mantener un empleo fijo es siempre la mejor idea, sobre todo cuando necesitas un capital semilla mínimo para echar a andar tu negocio.

Debes aprender a mantener el equilibrio entre tus actividades laborales y el negocio que estás por iniciar. Seguramente te tomará más tiempo y deberás hacer muchos sacrificios para lograr tus metas, pero si tienes claros tus propósitos esto hará que todo sea más fácil, pues estarás luchando por lo que deseas. Además, si tu negocio es algo que solo funciona durante días específicos, como fines de semana, quizá no sea necesario renunciar a tu trabajo. Por ello, debes identificar claramente si llevarás de la mano ambas cosas y, de ser así, cómo cumplirás con todas tus responsabilidades.

5. Organiza tu presupuesto

Iniciar tu propio negocio, por pequeño que sea, siempre requerirá que inviertas de alguna manera. Por ello, es importante que una vez tomes la decisión sobre en qué quieres emprender, reorganices tu presupuesto de manera que te permita disponer de una parte de tus ingresos para invertir en tu idea. Además, no solo debes destinar una cantidad para inversión, sino también ahorrar lo suficiente para que puedas tener dinero disponible ante cualquier emergencia o en caso de que los primeros meses de tu negocio no te generen tantas ganancias como esperabas.

Tener un presupuesto bien organizado te permitirá disponer mejor de tus ingresos para equilibrarlos entre tus gastos mensuales y tu negocio. Recuerda que tu meta es volver rentable tu negocio, sin embargo, mientras eso pasa, lo mejor es que tengas solvencia económica para enfrentar cualquier problema que se pueda presentar.

Porque es importante mantener tu empleo fijo mientras inicias tu negocio


Ya se mencionó anteriormente que muchos especialistas recomiendan no renunciar a un empleo fijo mientras tu negocio no sea rentable por sí solo y, para esto, pueden pasar varios meses o incluso un par de años. Sin embargo, mantener tu empleo fijo mientras lanzas tu negocio no solo te ayuda a estar seguro financieramente, también tiene las siguientes ventajas:

• Aumenta tus ingresos, pues tendrás tanto un salario mensual como las ganancias que te brinde tu negocio, lo cual podría darte mayor libertad financiera para alcanzar otras metas, como viajar, por ejemplo.

• Te permite ser más organizado, pues deberás cumplir tanto con las responsabilidades de tu empleo como con las de tu negocio. Llevar ambas cosas de la mano puede ser positivo para tu rendimiento laboral en tu trabajo actual, ya que organizarás mejor tu tiempo y estarás más comprometido con alcanzar tus metas.

• Más oportunidades para promover tus productos o servicios como emprendedor, puedes hacer de tus compañeros de trabajo tus primeros clientes potenciales y, al mismo tiempo, lograr que estos te recomienden con sus amigos y familiares. Así, tu lugar de trabajo puede ser también un espacio para darte a conocer como emprendedor. Sin embargo, debes procurar siempre que esto no interfiera con tus actividades laborales ni sea prohibido por la empresa.

Si bien es cierto, muchas personas deciden ser emprendedores para gozar de su tiempo con libertad, ser sus propios jefes y dedicarse a lo que más les gusta, ello implica que la actividad en la que se decida emprender debe ser suficientemente rentable como para permitirte dejar de percibir un sueldo fijo cada mes. Por ello, lo que muchos expertos recomiendan es emprender sin descuidar el empleo actual ni renunciar a este.

 

Volver al índice

Tags:
Categories: Campañas e iniciativas
Actions: E-mail | Permalink

¿Te gustó este post?
Comparte este post
Related posts
Artículos destacados